Aplicaciones, desde la aplicación a la capa 8

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

Hoy, todos conocemos la necesidad de parches en los sistemas operativos para detener la explotación de nuevas vulnerabilidades.

Las empresas también requieren el parcheo de sus sistemas de gestión de dispositivos móviles, los cuales pueden convertirse en puertas de entrada a los dispositivos.

Aunque los vendedores de sistemas operativos móviles han diseñado sus productos para excluir a los criminales cibernéticos, la realidad es que se descubren regularmente nuevas debilidades.

Es importante, que los usuarios certifiquen de que todos los parches y actualizaciones publicadas por los proveedores se apliquen de inmediato.

Los parches hacen que la vida sea más difícil para los hackers, lo que les obliga a dedicar más tiempo y esfuerzo a encontrar nuevas áreas de vulnerabilidad para explotar.

A nivel corporativo también es una gran ventaja si utilizan las últimas versiones de los sistemas operativos utilizados por sus dispositivos móviles.

Si bien esto puede parecer costoso e incómodo, les brinda la protección de la arquitectura de seguridad necesaria para combatir las últimas amenazas.

También es importante, para obtener compromisos de los proveedores, para que las actualizaciones de seguridad se sigan suministrando durante un período determinado y cuando expire, dichos dispositivos deben desmantelarse.

Asegurar sus aplicaciones

La vigilancia también debe tenerse en cuenta en relación con las aplicaciones, a pesar de que la seguridad en este ámbito es compleja.

Con Apple y Google con aproximadamente dos millones de aplicaciones disponibles, los criminales están listos para explotar sus vulnerabilidades de codificación o para construir versiones gemelas completamente maliciosas.

Con la proliferación de ciberdelincuencia y la piratería patrocinada por ciertos Estados, es importante que los consumidores y las empresas ahora tomen la seguridad de sus dispositivos móviles mucho más en serio.

La negligencia en este sentido podría ser equivalente a dejar las puertas desbloqueadas.

También debemos recordar la necesidad de capacitar siempre, de manera continua a los que técnicamente se los conoce como “capa 8”.

 

Por Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris