El cibercrimen sigue a la banca a dónde vaya

Josep Verdura - Analista de Seguridad de Vintegris

Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris

El vertical de banca es crucial para la salud de la economía: representa más de un millón de puestos de trabajo y contribuye con muchos millones en valor agregado bruto.

Pero cuando uno alcanza el éxito siempre hay una posibilidad de que se conviertas en un objetivo, especialmente cuando se trata de dinero. Donde hay dinero, hay una posibilidad de que un criminal vea la oportunidad de tomarlo.

Por lo tanto, ya podemos ver por qué es natural que el exitoso sector financiero sea vulnerable a los ciberataques. En todo el mundo, podemos ver que solo los servicios de salud están por encima de los servicios financieros cuando se trata de las áreas más expuestas a amenazas digitales.

Pero eso solo trata con el motivo y la oportunidad para tales crímenes. También existen otras circunstancias que representan un riesgo para este sector, y que realmente deberían provocar alarma.

Colisión con el mundo de la seguridad

Un estudio de profesionales de TI que trabajan en la industria de servicios financieros, encargado por VMWare, descubrió que dos tercios admitían prácticas de seguridad cibernética en sus respectivas organizaciones que “impactarían a los de afuera”.

Entre los hallazgos de la encuesta se encuentran que:

El 90% de los encuestados sintió que tenía que hacer concesiones cuando protegía a su organización contra las amenazas cibernéticas. La mitad decía que lo hacía con regularidad.

El 71% consideró que había un enfoque en las aplicaciones de banca electrónica y de clientes a expensas de los sistemas internos y los datos de negociación.

53% dijo que su equipo de liderazgo no entendía la naturaleza compleja de las amenazas cibernéticas

El 62% dijo que luchaba por conseguir fondos para la ciberseguridad urgente

Sin dudas quienes se encuentran en primera línea defendiendo contra las amenazas cibernéticas sienten claramente que hay vulnerabilidades importantes listas para ser explotadas.

Esto debería actuar como una llamada de atención que implica riesgos graves para los datos si la seguridad no está integrada en todo lo que hacen las organizaciones.

Ignorar los compromisos que tienen que sustentan la seguridad podría ser muy dañino.

 

Por Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris