Ciberdelincuentes: El precio de salir de su radar

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

Cada vez más infraestructuras críticas son atacadas por ciberdelincuentes y hackers respaldados por el gobierno. 

Estamos al comienzo de una nueva era de amenazas informáticas industriales, dentro de la Economía del Conocimiento.

El problema es que, como parte de la cuarta revolución industrial, palabra clave: Industria 4.0, se puede acceder a más y más infraestructura a través de la red y, por lo tanto, es vulnerable.

Estamos abriendo otra caja de Pandora, ya que no hay una «opción fuera de línea» para las empresas.

Las empresas de hoy deben tener una conexión directa con el cliente. Si no tiene eso, la competencia los superará y quedarán en bancarrota. Al hacer esta conexión, son hackeados, y alimentamos un círculo vicioso.

Además, los ataques en infraestructuras críticas e instalaciones industriales son significativamente más trascendentales que los ataques anteriores en computadoras y redes de oficina.

«¿Qué fue lo peor que pudo pasar hasta ahora?

La empresa perdió dinero.

Al atacar infraestructuras críticas, podemos esperar heridos o incluso muertos.

Es por eso que la ciberseguridad no solo debe mejorarse, también debe repensarse.

El costo vs el valor de salir del radar cibercriminal

Por definición para salir del radar de los cibercriminales el costo de un ataque debe ser mucho más alto que el posible daño que pueden hacer los cibercriminales.

Las técnicas de cifrado que se pueden descifrar, son inaccesibles para la gran mayoría.

Por lo tanto, hay que trabajar para integrar la seguridad de TI en lo profundo de sus sistemas.

Los primeros sensores y dispositivos en el rango de IoT ya se han desarrollado sobre esta base.

Al final, dentro de esta nueva carrera tecnológica todos los datos fluirían a través de una capa de seguridad especial e inmunizarían los componentes de la Industria 4.0, para recuperar la confianza en el potencial de la Sociedad del Conocimiento.

 

Por Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS