Dispositivos conectados: la seguridad es un tema de responsabilidad

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad - Vintegris

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris

A pesar de que los dispositivos conectados se perciben como la parte más transformadora de lo que se denomina la cuarta revolución industrial, el aspecto más peligroso es la parte “conectada”.

Hemos visto los resultados alarmantes de los automóviles que fueron hackeados en el pasado, con los hackers que acceden a los sistemas de frenado y dirección de ciertos modelos de Tesla y Jeep.

Si los hackers son capaces de forjar claves digitales y desactivar los sistemas informáticos a bordo, ¿qué es lo que le impediría a un actor malicioso hacer lo mismo, para lograr objetivos económicos?

Los mecánicos y los ingenieros deben comenzar a darse cuenta de los peligros potenciales asociados con los dispositivos conectados, especialmente cuando los fabricantes y desarrolladores de IoT y dispositivos conectados consideran la seguridad como una idea para ser considerada luego de salir al mercado y testear el producto entre los consumidores.

Desatender la seguridad, especialmente dentro de los automóviles, tiene el potencial de resultar en promover la posibilidad de generar algunos tipos de extorsión, incrementados por el hecho de que al menos una persona puede encontrarse en riesgo de vida, si el automóvil está en movimiento.

El ejercicio responsable de la fabricación de dispositivos IoT requiere de la participación de al menos un actor responsable que controle las posibles vulnerabilidades que el dispositivo pueda tener en todo su ciclo de vida, analizando las alternativas para tener en cuenta a la hora de generar parches de seguridad, ya sea para su actualización automática o no.

El registro de todos los procesos en el ciclo de vida de un producto es un punto fundamental a la hora de establecer una estrategia de seguridad que permita resguardar los datos críticos de un sistema, más aún cuando éste pueda afectar de forma directa o indirecta a la vida de una persona.

 

 

Por Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris