Economía y ciberdelincuencia, el centro de la estrella de la muerte

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

Todos los que trabajamos en el mundo de la seguridad sabemos de la existencia de una economía cibercriminal que permite la proliferación de la delincuencia en internet.

Antiguamente los cibercriminales se apoyaban fundamentalmente en sus propios conocimientos, habilidades y soluciones ad hoc de pago, pero en la actualidad estos esquemas implican diferentes actores, distribuidos en todo el mundo, cada uno especializado en y responsable de algún segmento particular de la operación.

Sin dudas el ambiente más propicio para que la industria del cibercrimen siga creciendo es no atacar la economía del propio ecosistema, que cada día gana más poder con mayor autonomía económica.

El espectro de cambios a soluciones automatizadas de software, antivirus personales, escáneres de paquetes de red, firewalls, filtros de spam, gestores de contraseñas y autenticación de dos factores para identificación fehaciente, contribuye a atacar la base de la economía cibercriminal, porque los criminales deben invertir mucho más dinero para generar resultados.

No obstante, es necesario desarrollar una taxonomía exhaustiva que capture los componentes sensibles de la economía del underground.

Como industria debemos analizar el escenario y capitalizar las conclusiones de la última década del mercado negro, para poder atacar los centros de beneficios que atraen a los ingresos en los centros clandestinos y brindar mayor apoyo económico que agiliza el abuso.

En el mundo del cibercrimen encontramos ciertas dependencias frágiles que muestran su costado más débil por la mercantilización del underground y ciertamente deben ser nuestro objetivo para interrumpir su accionar.

Creo que los investigadores y la industria podemos aprovechar este momento del estado del arte del cibercrimen para evaluar nuevos enfoques, de modo que permitan debilitar las operaciones de la delincuencia cibernética actual y, a su vez, predecir la trayectoria de la delincuencia en internet en el futuro.

Por Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS