Estados Unidos prueba la pista rusa

Josep Verdura - Analista de Seguridad de Vintegris

Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris

Según los informes, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, ya han reunido suficientes pruebas para acusar a al menos seis funcionarios del gobierno ruso por supuestamente haber ejercido actos de piratería informática en el DNC (Comité Nacional del Partido Demócrata) y por la filtración de información durante la carrera presidencial de 2016.

A principios de este año, las agencias de inteligencia de los EE. UU. determinaron que el gobierno ruso estaba detrás del ataque y la exposición de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) para influir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Donald Trump.

Ahora, citando a personas familiarizadas con la investigación, el Wall Street Journal informó el jueves que los fiscales federales de Estados Unidos podrían presentar cargos contra los supuestos funcionarios rusos, aún no identificados, a principios del próximo año.

Los investigadores federales de inteligencia de EE.UU. también creen que “docenas” de otros funcionarios rusos también pudieron haber participado en el hack al DNC, que supuestamente fue ordenado por el propio presidente ruso, Vladimir Putin, según los investigadores.

Sin embargo, tanto Putin como funcionarios del gobierno ruso han negado las acusaciones.

El sistema informático del DNC fue hackeado el año pasado robando miles de correos electrónicos, incluyendo correos electrónicos personales y confidenciales del comando de campaña de Hillary Clinton, que luego aparecieron en el sitio web de denuncias Wikileaks.

En una investigación forense independiente realizada por la empresa de respuesta a incidentes con FireEye, Mandiant identificó las herramientas y técnicas de piratería utilizadas en el fallo ocurrido en el DNC y fue asociado con Fancy Bear, también conocido como APT28, Sofacy, Sednit y Pawn Storm, un grupo de piratería patrocinado por el estado que se cree es Unidad de Inteligencia Militar Rusa (GRU).

Los agentes federales y fiscales de EE.UU. en Washington, Pittsburgh, Filadelfia y San Francisco han estado cooperando con la investigación del DNC. Sin embargo, ninguno de ellos ha revelado la identidad real de los seis sospechosos.

Es necesario tener en cuenta que los funcionarios rusos o hackers difícilmente sean enjuiciados en los Estados Unidos mientras no ingresen a territorio estadounidense porque los americanos no tienen un acuerdo de extradición con Rusia.

Esta es la segunda vez en este año cuando Estados Unidos ha acusado a funcionarios rusos de delitos cibernéticos.

Sin embargo, nadie ha visto nunca el interior de un tribunal de los Estados Unidos, aunque cada vez es más claro que una ciberguerra está ocurriendo.

 

Por Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris