La aplicación FindFace: ¿una amenaza a la privacidad?

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

Mientras que Facebook intenta de manera legal utilizar su tecnología de reconocimiento facial (sabemos que ya renunció a usarla en Europa)

Otra empresa, de la mano de una aplicación móvil, está actualmente en conversaciones con empresas, departamentos de policía y gobiernos que están interesados en utilizar su algoritmo.

Me refiero a NTechLab y su aplicación que utiliza su algoritmo “facen”, que puede identificar a las personas sobre la base de una foto, y ha sido desarrollada por el desarrollador de aplicaciones ruso Digital Trinity

FindFace se ha puesto en marcha en Google Play y también dentro del App Store de Apple en febrero de 2016, y ya se han dado casos en los que se utilizó para hostigar a las personas, por su profesión, así como a sus parientes y amigos.

El algoritmo facen actualmente consulta los datos de la foto en la red social rusa VKontakte, que cuenta con más de 200 millones de cuentas, y con éxito “reconoce” a la gente algo más del 70 % de los casos.

La aplicación FindFace también muestra la identidad (es decir, cuenta de medios de comunicación social) de las personas que se parecen mucho a la persona en la foto.

Mientras que los defensores de la privacidad en línea ven en esta app una amenaza que vulnera los derechos de las personas, los gobiernos y las fuerzas del orden comienzan a analizar la posibilidad de utilizar esta herramienta para colaborar con las investigaciones en casos de terrorismo, y en aeropuertos para detectar posibles falsas identidades. Aunque el número de falsos positivos es importante, ya es considerado un filtro de importancia, que atrae la atención de los investigadores gubernamentales.

El verdadero interés no radica en la asertividad: es la velocidad con la que efectúa una búsqueda la que despierta curiosidad tanto para entidades gubernamentales como para fundamentalistas del marketing, que desean conocer la identidad de las personas cuando están en grandes superficies, para enviarles mensajes según sus patrones de compra.

Si bien puede ser una herramienta muy útil para la justicia, para buscar testigos que aparezcan en una cámara en el momento que se comete un crimen, es también una herramienta muy peligrosa, ya que puede ser utilizada por gobiernos dictatoriales para conocer la identidad de las personas que concurren a una marcha de protesta.

La identificación facial es una tecnología que ha llegado para desafiar los derechos de las personas, y los gobiernos deberán legislar para evitar abusos.