FINTECH vs BANCOS, la confianza marca la diferencia

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

La confianza del cliente y las capacidades de cumplimiento normativo son las mejores armas de los bancos cuando se trata de evitar una posible amenaza.

Al igual que todas las industrias, desde el comercio minorista a los medios de comunicación, el sector bancario se enfrenta a un desafío significativo de los nuevos competidores que están fuertemente centrados en la prestación de servicios digitales.

Confianza

Para la banca, esto significa que todo, desde las primeras empresas de préstamos a los gigantes de la tecnología como Apple y Google se mueven hacia el mercado de pagos.

La situación se hace aún más difícil para los grandes bancos, ya que deben enfrentarse a una compleja tecnología heredada y enfrentarse a una ola de regulaciones, como GDPR y PSD2.

Sin embargo, una de las razones por las que tal vez todavía no se ve el “Uber” para los bancos es simplemente porque tienen una serie de ventajas sobre sus competidores ágiles.

Los bancos deben centrarse en sus principales puntos fuertes si quieren tener éxito en un mercado cada vez más digital: muchos años de experiencia en la prestación de servicios financieros a los clientes, es su principal diferenciador.

Ellos fueron los primeros que han pasado por el dolor de las regulaciones que le permiten tomar depósitos y tiene un balance que le permite prestar.

Hemos visto a la gente jugar alrededor de estas franjas, pero, una cosa es que ayudaran a descargar música, lo cual deja a Apple muy lejos financiar tu primera casa.

La mayoría de los grandes bancos están ofreciendo productos puramente propietarios.

El desafío con esto es donde vemos a los nuevos participantes, que no están necesariamente tienen un Market share definido.

Fintech

Con el transcurso del tiempo, las entidades bancarias fueron notando que la amenaza de las Fintech, no era tan grande como prometían.

A mi juicio, hoy miran el mercado como un conjunto de ecosistemas de servicios financieros con menor fricción.

Los bancos comienzan a posicionarse como jugadores de infraestructura, brindando servicios a jugadores del nivel inferior.

De esta forma atomizan el costo de infraestructura y seguridad, agilizando las opciones de negocios, sin permitir que nuevos jugadores entren al juego.

Por Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris