GDPR: la obligación de atender la confianza del consumidor

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad - Vintegris

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris

La reciente introducción de GDPR (que impone multas severas a las compañías que no actualizan sus estándares de seguridad y no revelan las violaciones) y PCI DSS (un estándar de seguridad de la información para organizaciones que manejan tarjetas de crédito de marca de los principales esquemas de tarjetas para reducir el fraude).

Junto con hacks de alto perfil, tanto los consumidores como las empresas se preocupan cada vez más por la seguridad de sus datos financieros personales.

Los consumidores ahora escuchan casi todas las semanas en las noticias sobre una nueva violación de datos que les afecta y pone en riesgo sus datos personales.

Escuchan sobre esas historias y saben que podrían ser las siguientes en la lista de víctimas, lo que las preocupa cada vez más de lo que sucede con sus datos financieros cuando se las transmiten a las compañías para que realicen pagos por teléfono.

La confianza del consumidor es ahora lo más difícil de ganar y retener para las empresas, a raíz de las violaciones de datos de alto perfil.

Si se viola esa confianza, los clientes no se lo pensarán dos veces antes de mudarse a un competidor para obtener sus servicios.

Esto crea un imperativo para que las empresas dejen de retener la información de la tarjeta de crédito de sus clientes, para eliminar el riesgo de que se vea comprometida.

Además de esto, otorgar a las empresas la capacidad de registrar llamadas entre ellos y sus clientes agrega otra capa de seguridad y cumplimiento, ya que les dará a las compañías una total transparencia sobre lo que sucede durante las llamadas y cómo los agentes de llamadas manejan los datos de los clientes que reciben. sobre el teléfono.

Las empresas saben que no pueden permitirse la pérdida financiera y de reputación que un hack o la violación de datos podría causar en la era GDPR.

Además de las fuertes multas a las que estarían sujetos, su facturación podría verse seriamente afectada por la decisión de los clientes de cambiar a empresas rivales.

Las empresas deben invertir en sistemas de pago telefónico tan robustos y seguros como sus sistemas de pago en línea.

Solo así podrán conservar plenamente la confianza de sus clientes.

 

Por Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris