Expansión de datos en la Internet de las Cosas

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

Los ataques de alto perfil a los dispositivos de Internet de Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), como la botnet Mirai, han dejado a las empresas reflexionando sobre cómo aprovechar el indudable poder del IoT sin sacrificar la seguridad.

Aunque las amenazas a PCs, servidores y dispositivos en red es ampliamente comprendida por todos, hay muchas amenazas desconocidas o mal entendidas que IoT trae.

Por lo tanto, corresponde al negocio asegurarse de que estos dispositivos -que son esencialmente mandos a distancia para que el mundo funcione- sean seguros y permanezcan accesibles únicamente por personal autorizado asignado para tal fin.

Por lo general, todos estos dispositivos, si no están asegurados, son puertas abiertas para cualquier operador malicioso que quiera atacar a organizaciones o individuos, utilizando estas puertas acceder a redes internas o al propio dispositivo.

En consecuencia, las empresas deben asegurarse de que buscan asesoramiento y experiencia de profesionales que son conscientes de los riesgos y vulnerabilidades, así como los métodos de mitigación y prevención.

Se ha previsto que 20 millones de dispositivos conectados estarán en circulación en 2020, por lo que el problema debe ser abordado y rectificado antes de que se salga de control generando riesgos a la seguridad global.

Reputación de la marca

Hoy en día el ciclo de noticias es de 24 horas y la mayor cobertura de la seguridad cibernética en los medios de comunicación significa que el impacto de un hack o violación de datos es mucho más amplio que la pérdida de dinero o de información.

No sólo los clientes que se ven afectados si se rompe la seguridad; proveedores y socios también.

Después de un grave ataque se produce y se convierte en público, la percepción de los medios de comunicación y medios de comunicación social sobre la organización y sus socios pueden caer a pique en cuestión de minutos.

Hoy en día, un ataque es prácticamente imposible de contener sin que nadie se entera de él.

Tomando años para ganar y segundos para perder, la reputación es intangible, pero debe tomarse tan en serio como los riesgos “físicos” para un negocio.

 

Por Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris