La falta de recursos golpea con diferente intensidad en cada geografía

 

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

De la brecha general de recursos humanos que alcanza la necesidad de 3 millones de profesionales, la región de Asia y el Pacífico está experimentando la mayor escasez, con 2,14 millones, en parte gracias a sus economías en crecimiento y la nueva legislación sobre ciberseguridad y privacidad de datos que se está promulgando en toda la región.

América del Norte tiene el siguiente número más alto de brechas con 498,000, mientras que EMEA y América Latina contribuyen con un déficit de personal de 142,000 y 136,000, respectivamente

Una comunidad vibrante y conectada de hackers éticos tiene un papel importante que desempeñar en la lucha cada vez más compleja contra el delito cibernético.

El tesoro enterrado no es solo materia de ficción y leyenda.

Para al menos algunos de nuestros antepasados, era simplemente el medio más eficaz de proteger las posesiones preciadas de la atención no deseada.

Y mientras que los métodos de defensa han evolucionado inevitablemente con el tiempo, el juego básico del gato y el ratón entre los propietarios legítimos y aquellos que buscan robarles nunca ha desaparecido.

Por supuesto, en una era de digitalización, el tesoro por el que se lucha no suele ser físico. Recopilar datos personales, atacar infraestructuras nacionales críticas e interrumpir los servicios en línea son solo algunas de las aspiraciones de los delincuentes cibernéticos de hoy en día.

En el lenguaje común, estos bandidos del siglo XXI a menudo se agrupan en una sola etiqueta, los hackers. Igualmente, existe la suposición generalizada de que nuestra seguridad estará garantizada simplemente mediante la aplicación de tecnologías cada vez más sofisticadas. Sin embargo, en realidad, esto solo cuenta la mitad de la historia.

Mantener los recursos digitales a salvo de los ataques cibernéticos significa, en última instancia, aprovechar el ingenio y la experiencia de una familia diversa de especialistas en TI y seguridad digital. Además, en el corazón de esta comunidad se encuentra un ejército de ciudadanos que a menudo se pasa por alto, formado por piratas informáticos con una agenda ética muy diferente a los que suelen aparecer en los titulares.

 

 

Por Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris