NSA discute con la industria el futuro del cifrado

NSA

NSA

Expertos en criptografía se reunieron en la conferencia de seguridad RSA ayer martes con el fin de analizar los planes estadounidenses para exigir que las fuerzas del orden puedan romper el cifrado de cualquier comunicación y ejercer los derechos de intercepción lícitos.

Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos son cada vez más hostiles en referencia al uso generalizado de cifrado en los teléfonos móviles y en las comunicaciones en línea, con el argumento de que obstaculiza a la policía y las agencias de inteligencia para realizar el ejercicio de interceptación legal de comunicaciones.

En respuesta a esto, los expertos de seguridad advirtieron que la construcción de “puertas traseras” en los sistemas de cifrado con el fin de proporcionar a los gobiernos el acceso a los datos sería peligroso porque crearía vulnerabilidades que más tarde podrían ser explotadas por los hackers también.

Michael Rogers, el Director de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, declaró recientemente al Washington Post. “Quiero una puerta de entrada. Y quiero que la puerta tenga múltiples cerraduras. Grandes cerraduras.”

Su idea es que las compañías de tecnología podrían crear una llave maestra y luego dividirla en pedazos que se distribuyan en varias partes, para que ninguna persona o agencia puedan por sí descifrar las comunicaciones o los datos almacenados en los dispositivos.

Daría la impresión a mi juicio, que Michael Rogers, no ha tomado en cuenta los múltiples problemas de ingeniería criptográfica que genera la implementación de un sistema de “custodia de claves”.

Inclusive es lógico pensar que si el Gobierno de los Estados Unidos, dispone de dicha llave, gobiernos de otras Naciones exijan el mismo privilegio con igual grado de derecho. Simplemente es algo impracticable en el campo, imposible de llevar a cabo en un mundo globalizado.

Si bien en la práctica el plan del Jefe de la NSA es impracticable, y fue foco de múltiples críticas, es indudable que el debate está abierto y se deberá encontrar alguna solución lógica a un problema al cual, ningún gobierno del mundo va a renunciar.

 

Por Luis V. Sintes Martinez  Analista de Seguridad – Vintegris