Pymes el objetivo más fácil para los cibercriminales

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS

El precio promedio para que una empresa se recupere después de un ataque cibernético es de u$s 400,000, lo que puede ser fatal para las pequeñas y medianas empresas (PYME), según sabemos por las estadísticas del FBI.

Este alto costo de reparar el negocio y su reputación se ve agravado por la frecuencia de los ataques cibernéticos, que llegan a 4.000 por día desde el 1 de enero de 2016, según estadísticas del FBI.

A pesar de estas estadísticas terribles, muchas pymes no creen que estén en riesgo.

Los ataques cibernéticos contra PYMES a menudo no son reportados por los medios de comunicación, por lo que estos crímenes bastante frecuentes tienden a pasar desapercibidos, y las compañías más pequeñas pueden no entender la verdadera magnitud del riesgo.

Las Pymes a menudo asumen que no son objetivos para los delincuentes cibernéticos, debido a su tamaño, industria o falta de grandes bases de datos de información personal.

Sin embargo, la realidad es todo lo contrario: las empresas más pequeñas son en realidad más vulnerables y se consideran objetivos principales para los delincuentes cibernéticos, ya que es más probable que sus medidas de seguridad no estén actualizadas o tengan poca prioridad, lo que abre la puerta a los delincuentes cibernéticos para implementar ataques rápidamente.

Parte del problema de la percepción es que muchos líderes de PYME carecen de información suficiente sobre la protección del riesgo y asumen que el riesgo de ataque cibernético es relativamente pequeño, lo que crea vulnerabilidades que los ciberdelincuentes explotan.

Muchas Pymes, piden a gritos ser vulneradas, si bien ellas pueden no tener información de valor para los cibercriminales, son la puerta de entrada simple a grandes corporaciones para quienes prestan servicios.

Publican en sus páginas Web el listado de sus clientes, y esta lista es como el menú de un restaurante de lujo para los cibercriminales.

 

 

 

 

Por Facundo Rojo Gil, CISA,CISM, Director General – VINTEGRIS