Los ataques de ransomware crecen geométricamente

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad - Vintegris

Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris

Un grupo de analistas rusos encontró un aumento drástico de los ataques ransomware cifrado, con 718,536 usuarios afectados entre abril de 2015 y marzo de 2016.

Este es un aumento de 5,5 veces en comparación con el mismo periodo de 2014 a 2015, lo que demuestra que el ransomware se ha convertido en una epidemia global.

Resultados clave

El número total de usuarios que fue afectado por cualquier tipo de ransomware entre abril de 2015 y de marzo de el año 2016 se incrementó en un 17,7% en comparación con el período abril 2014 a marzo 2015.

El número de usuarios atacados con ransomware aumentó 5,5 veces a nivel global, pasando de los 131.111 afectados en 2014-2015 a 718.536 entre 2015-2016

El porcentaje de usuarios que son afectados por ransomware aumentó dramáticamente – hasta 25 %, incrementándose del 6,6% en 2014-2015 al 31,6% en 2015-2016

Curiosamente el número de usuarios atacados con bloqueadores (ransomware que bloquea pantallas) disminuyó en un 13,03%, pasando de 1.836.673 en 2014-2015 a 1.597.395 en 2015-2016

Los Estados Unidos, Alemania e Italia son los países con el mayor porcentaje de usuarios atacados con ransomware cifrado.

El mayor problema con el ransomware hoy es que a veces la única manera de obtener los datos cifrados por los delincuentes tiene como única alternativa pagar a los cibercriminales y las víctimas son propensas a pagar, para evitar escalar el problema.

Esto trae una gran cantidad de dinero en el ecosistema del cibercrimen que ha crecido alrededor de este tipo de malware, y como resultado estamos viendo nuevas herramientas de cifrado para cometer delitos.

 El modelo de negocio ransomware es decididamente rentable y seguro para los criminales, y la industria de la seguridad y los usuarios pueden cambiar eso simplemente mediante la aplicación de medidas básicas de seguridad que corten esta cadena de timo persistente.

Por Luis V. Sintes Martinez Analista de Seguridad – Vintegris