Riesgos cibernéticos y geopolítica

Josep Verdura - Analista de Seguridad de Vintegris

Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris

Los ataques cibernéticos están aumentando en alcance e intensidad. 

Los actores cibernéticos de todo el mundo varían en sofisticación y capacidad, desde agencias gubernamentales bien financiadas y redes terroristas hasta grupos criminales con pocos recursos. Sus objetivos van más allá del robo de información personal y de negocios para incluir objetivos geopolíticos y económicos más amplios.

Consideramos los ataques cibernéticos como un riesgo creciente para la infraestructura crítica y cada vez más parte del arsenal de los estados nacionales.

Las tensiones geopolíticas están impulsando un aumento en la escala y la sofisticación de los ataques cibernéticos, específicamente los de los estados nacionales o con el respaldo de los estados nacionales.

Éste es el telón de fondo en el que Estados Unidos se ha movido para restringir el uso de equipos de fabricación china que cree que podrían utilizarse para interceptar materiales delicados o interrumpir la infraestructura estadounidense.

La acción aparentemente abrupta de los Estados Unidos sobre Huawei tardó mucho en llegar, dada la intensificación de la rivalidad entre los dos países: Estados Unidos se ha quejado durante mucho tiempo de las prácticas chinas, como la transferencia forzosa de tecnología y la falta de protección de la propiedad intelectual.

China ha demostrado su ambición de liderar el desarrollo de tecnologías avanzadas, incluida la red celular de quinta generación (5G), pero sigue dependiendo en gran medida del sector tecnológico de los Estados Unidos. Los chips utilizados en el desarrollo 5G están dominados por los proveedores de semiconductores de Estados Unidos, por ejemplo.

Los proveedores estadounidenses de semiconductores habían disfrutado de una mayor demanda de sus productos en los últimos trimestres, ya que algunas compañías chinas acumularon sus inventarios en previsión de una prohibición del gobierno de Estados Unidos. Ahora parece probable que esa demanda caiga en picado.

Conclusión: considero que la seguridad cibernética es un riesgo cada vez más importante para que todos los inversores lo supervisen, con implicaciones que afectan a todos los sectores, desde las finanzas hasta los servicios públicos.

Este riesgo se ha enredado con preocupaciones sobre seguridad nacional, competitividad económica y liderazgo en tecnologías avanzadas.

Seguimos siendo positivos con respecto a los fabricantes de productos semiconductores relacionados con el desarrollo de 5G a largo plazo, pero creemos que los inversores deben prestar más atención a los posibles impactos de las tensiones geopolíticas en la cadena de suministro.

Y, en términos más generales, vemos el potencial de tales tensiones para impulsar un desacoplamiento gradual de los sectores de tecnología de los Estados Unidos.

 

Por Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris