Brechas de seguridad: ¿cómo solventar el impacto en el negocio?

Josep Verdura - Analista de Seguridad de Vintegris

Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris

La mayoría de los ciberataques exitosos aprovechan brechas de seguridad que pueden evitarse utilizando prácticas estándar como la evaluación de vulnerabilidades y el parcheado.

Como ejemplo reciente de alto impacto público, el ransomware de WannaCry utilizó un exploit de Windows llamado EternalBlue.

Aunque Microsoft había lanzado un parche para la vulnerabilidad antes de que el ataque comenzara, muchos usuarios y organizaciones no actualizaron sus sistemas a tiempo y por lo tanto, fueron víctimas de ataque infame.

Las soluciones de administración de puntos finales que automatiza la tarea de rastrear todos los dispositivos de hardware, como equipos de escritorio, portátiles, dispositivos móviles y servidores, desde una sola interfaz, se vuelve estratégica.

Con una política de administración de punto final, los administradores pueden optimizar las tareas rutinarias de administración de dispositivos, como el análisis de vulnerabilidades, la instalación de parches, la administración de licencias de software y el control de dispositivos remotos, para mantener sus activos actualizados.

Del mismo modo, las implementaciones de software, las administraciones de usuarios y la instalación de Service Pack para OS o aplicaciones de terceros pueden realizarse a granel, eliminando así la fatiga y los errores humanos.

A medida que los hackers desarrollan sus técnicas, las empresas necesitan mantenerse al día.

La gestión intuitiva de los puntos finales le ayuda a lograr eso y mucho más.

Esto también permite que el CEO de una compañía tenga un tablero de comando que le permita dimensionar el valor que representa el riesgo asumido y de esa forma pueda asignar recursos, con la clara voluntad de no ser vulnerables en el negocio.

Estas políticas permiten obtener canales fluidos de comunicación e información con la dirección de la compañía, permitiendo el grado de agilidad necesario para responder al cambio en tiempo real.

 

 

Por Josep Verdura – Analista de Seguridad de Vintegris