Transporte: en la mira de los cibercriminales

Yago Gómez Trenor - Analista de Seguridad de Vintegris

Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris

Se advirtió a la industria del transporte que debe reforzar sus defensas en línea a partir de la proliferación de ataques que se esperan en la “nueva carrera de armamentista” que se dará en el campo cibernético.

Según un informe de IBM reveló que el transporte ha saltado a la cima de la lista de objetivos para criminales en línea y naciones deshonestas, en segundo lugar, solo a los servicios financieros.

El informe de IBM encontró que la cantidad de intentos de ataques registrados en el sector del transporte se triplicó en 2018.

Luas de Dublin fue vulnerado en enero, y los datos de miles de usuarios se cree que fueron efectivamente comprometidos.

Además, dentro del contexto del transporte público y la infraestructura nacional vital a la que apuntan, las empresas de transporte también son un objetivo.

Con Brexit en ciernes, ser objetivo de un ciberataque era otro de los dolores de cabeza que las empresas de logística y carga no querían padecer.

Si la cadena de suministro para una empresa de transporte se ve obstaculizada por el resultado del Brexit, entonces se vería agravada aún más por un ataque cibernético.

El cliché es que los datos son el nuevo petróleo porque se ha convertido en una cruda realidad de este tiempo. Pero la otra cara de los datos también es una responsabilidad para las empresas.

Los ataques a infraestructura crítica como hospitales y bancos también se volverían más comunes, con los llamados estados deshonestos “flexionando sus músculos” para manipular la opinión pública e intentar romper el contrato social que sostiene a las democracias occidentales.

Esta es una nueva carrera de armamentos.

Hemos visto el discurso político manipulado con la elección de Trump y el voto de Brexit. Rusia es mejor que otros en este momento, sin lugar a dudas.

Al atacar infraestructura crítica como una red eléctrica, las naciones deshonestas pueden sembrar el descontento público en diferentes países.

Es un tipo de agresión de guerra

Invariablemente aconsejamos a las empresas que no paguen cuando son extorsionadas, pero algunas compañías lo hacen solo para resolver el asunto rápidamente.

Esta conducta puede ser una licencia para imprimir dinero para estos delincuentes.

 

 

Por Yago Gómez Trenor – Analista de Seguridad de Vintegris